miércoles, 7 de junio de 2017

BOLETÍN No 233 : ATEÍSMO & ATEOS FAMOSOS Ayn Rand I


 INTRODUCCIÓN AL COMBATE 

El estudio de la Religión es un deber de todo hombre, pues por la sublimidad de su objeto, por los goces que proporciona al espíritu y por las consecuencias que debe tener en nuestros eternos designios, supera en dignidad y en importancia a todo otro estudio de orden puramente terreno.

Él debe ser, por consiguiente, el objeto de nuestras preferencias, pues se trata de nuestros primeros deberes y de nuestros eternos destinos. En estos tiempos no basta un conocimiento superficial de la religión, es necesario poseer la ciencia de la misma, esa ciencia luminosa que engendra convicciones firmes y nos hace capaces de reflexionar sobre nuestras creencias. Ahora bien, esta ciencia no se posee cuando no se está en condiciones de responder a esta pregunta: ¿Por qué soy cristiano y católico? Decía San Pedro a los primeros discípulos:

“Estad siempre  prontos  para  responder  a
aquellos  que os  pidan  razón  de  vuestras esperanzas”.


 Las verdades de nuestra Fe pueden reducirse a cinco principales:

Existe un Dios creador de todos los seres.
El hombre, creado por Dios, tiene un alma espiritual, libre e inmortal.
El hombre está obligado a admitir alguna religión: sólo una religión es buena y sólo una es verdadera.
La única religión verdadera es la cristiana.
La verdadera religión cristiana es la católica.


Quién fue Ayn Rand ?

Resultado de imagen para ayn randAyn Rand, seudónimo de Alisa Zinóvievna Rosenbaum  San Petersburgo, Imperio ruso, 2 de febrero de 1905-Nueva York, Estados Unidos, 6 de marzo de 1982), fue una filósofa y escritora estadounidense de origen judío ruso, ampliamente conocida por haber escrito los superventas El manantial y La rebelión de Atlas, y por haber desarrollado un sistema filosófico al que denominó «objetivismo».
Rand defendía el egoísmo racional, el individualismo y el capitalismo laissez faire, argumentando que es el único sistema económico que le permite al ser humano vivir como ser humano, es decir, haciendo uso de su facultad de razonar. En consecuencia, rechazaba absolutamente el socialismo, el altruismo y la religión.
Entre sus principios sostenía que el hombre debe elegir sus valores y sus acciones mediante la razón, que cada individuo tiene derecho a existir por sí mismo, sin sacrificarse por los demás ni sacrificando a otros para sí, y que nadie tiene derecho a obtener valores provenientes de otros recurriendo a la fuerza física.

Contestemos a Ayn Rand 



Ayn Rand dice: Ni yo, ni nadie lo puede probar racionalmente. 

¡Falso! 

La Iglesia enseña esta primera verdad: Dios existe. La primera verdad que ningún hombre debe ignorar es la existencia de Dios, es decir, de un Ser eterno, necesario e infinitamente perfecto, Creador del universo espiritual y material, absoluto Señor de todas las cosas, a las que Él gobierna con su Providencia. Esta es la verdad fundamental sobre la que descansa el edificio augusto de la religión, de la moral, de la familia y todo el orden social.
Si no hay Dios, la religión es completamente inútil.
La moral carece de base, si Dios, en virtud de su santidad, no establece una diferencia entre el bien y el mal; si con su autoridad suprema, no hace obligatorias las normas de esa moral, y si con su perfecta justicia no premia el bien y castiga el mal. Es imposible concebir la familia y la sociedad, sin leyes, sin deberes, sin las virtudes de la caridad, etc., y todas estas virtudes, si Dios no existiera, serían puras quimeras.

Any Rand dice : "Cuando alguien acepta algo como la creación del Universo por fe está destruyendo su confianza y la validez de su propia mente...yo estoy en contra de Dios porque no quiero destruir la razón." 

¡Falso ! 

La FE nunca puede ni podrá ser enemiga de la razón , todo lo contrario , es LUZ para explicar y penetrar los altísimos Misterios de la Vida. Cosa que no sabe ni supo esta hija de satán


La Santa Iglesia nos enseña: Que la razón nos dice que no hay efecto sin causa. Vemos un edificio, un cuadro, una estatua: al punto se nos ocurre la idea de un constructor, de un pintor, de un escultor, que hayan hecho esas obras. Del mismo modo, al contemplar el cielo, la tierra y todo cuanto existe, pensamos que todo ello debe tener una causa; y esa causa primera del mundo, le llamamos Dios: Luego por la existencia del universo, podemos demostrar la existencia de Dios.

En efecto:
1º El universo no ha podido hacerse a sí mismo.
2º No es fruto de la casualidad.
3º No ha existido siempre.
Luego debe la existencia a un Ser supremo y distinto de él.

El universo no ha podido hacerse a sí mismo, porque lo que no existe, no puede obrar, y consiguientemente, no puede darse la existencia. El ser que no existe, es nada, y la nada, nada produce.
El universo no es fruto de la casualidad, porque la casualidad no existe, y por lo tanto, nada puede producir. La casualidad es una palabra que el hombre ha inventado para ocultar su ignorancia y para explicar los hechos cuyas causas desconoce.
El universo no ha existido siempre. Así lo reconocen a una todas las ciencias; la geología, la astronomía, la biología, etc., todas sostienen que el mundo tuvo que tener un principio.
Tres caracteres señala la Filosofía al ser eterno: es necesario, inmutable e infinito.
Ahora bien:

El mundo es material, y el ser material no puede ser necesario. Ninguna
de sus partes existe necesariamente, pues se puede prescindir perfectamente de ésta o aquélla. Una montaña, o un río, o un árbol, podrían no existir. Luego si ninguna de las partes es de por sí necesaria, tampoco será necesario el todo.
El mundo no es inmutable. Si contemplamos la naturaleza material que
nos rodea, vemos que en ella todo nace, todo perece, todo se renueva: las plantas, los animales, el hombre.

El mundo no es infinito, pues siempre es posible suponer un mundo más
hermoso y más perfecto que el que existe. Por consiguiente tampoco es eterno, porque la eternidad – que es una perfección infinita – sólo puede hallarse en un ser infinito. Sí, pues, el mundo no ha existido siempre, entonces es una obra que supone un obrero de la misma manera que el reloj supone un relojero, etc.

CONCLUSIÓN: La existencia del universo demuestra la existencia de un Ser Supremo, causa primera de todos los seres. Ese ser supremo es Dios.

NARRACIÓN. – Durante la revolución de 1793 decía el impío Carrier a un campesino de Nantes:
– Pronto vamos a convertir en ruinas vuestros campanarios y vuestras escuelas.
– Es muy posible – respondió el campesino – pero nos dejaréis las estrellas;
y mientras ellas existan, serán como un alfabeto del buen Dios, en el que nuestros hijos podrán deletrear su augusto nombre.
No se precisan largos discursos para demostrar que Dios existe: basta abrir
los ojos, y contemplar las maravillas del mundo exterior.

Ayn denota su desprecio judaico a la fe cristiana ya que esta es la única puede explicar todos los misterios de la vida como anoto arriba. Como digo la Verdad Inmutable e Inteligente sola se defiende, sin embargo advierte lo siguiente : 

DECRETOS DEL CONCILIO VATICANO I SOBRE LA REVELACIÓN

Para convencernos de que la doctrina de la Iglesia sobre la necesidad de la Revelación es la misma que debemos exponer, veamos lo que enseña el Concilio Vaticano:

“La Santa Iglesia, nuestra Madre, afirma y enseña que Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza por las luces naturales de la razón humana, mediante las cosas creadas; porque las perfecciones invisibles de Dios se hicieron visibles, después de la creación del mundo, por el conocimiento que de Él proporcionan sus obras.
”No obstante, es más propio de la sabiduría y de la bondad de Dios el revelarse Él mismo a nosotros y descubrirnos los eternos decretos de su voluntad por otro medio, por un medio sobrenatural. Es lo que dice el Apóstol: Dios, que había hablado a nuestros padres muchas veces y de muchas maneras por los profetas, nos ha hablado en estos últimos tiempos y en nuestros días por medio de su Hijo.
”Y gracias a esta revelación divina, todos los hombres pueden, aun en el estado presente del género humano, conocer prontamente, con certeza absoluta y sin mezcla de error, las verdades divinas que no son de suyo accesibles a la razón humana.
”Mas no por eso la revelación es absolutamente necesaria, sino porque Dios, en su bondad infinita, ha destinado al hombre a un fin sobrenatural, es decir, a la participación de los bienes divinos, que superan enteramente la inteligencia humana:

“Pues ni el ojo del hombre vio, ni su oído oyó, ni su entendimiento pudo jamás comprender lo que Dios tiene preparado a los que le aman”.

Cánones. – 1° Si alguno osare decir que el Dios único y verdadero, nuestro
Criador y Señor, no puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razón humana, mediante los seres creados, sea anatema.
2° Si alguien dijere que no es posible, o que es conveniente que el hombre sea instruido por la revelación divina acerca de Dios y del culto que le es debido, sea anatema.
3° Si alguien dijere que el hombre no puede ser elevado a un conocimiento y a una perfección que superen a los naturales, sino que por sí mismo puede y debe, por un progreso perpetuo, llegar finalmente a la posesión de toda la verdad y de todo bien, sea anatema.
Vídeo 2

Vídeo 3

Ayn Rand hasta donde se sabe nunca creyó en Dios , por lo tanto jamás tuvo un espíritu deseando la trascendencia como todo filósofo de buen cuño , sencillamente no creyó , pero trabajó en contra de la religión , hizo lo posible para que otros rechazarán la fe. ¡ que desgracia para esta judía incoversa ! jamás conoció a Jesucristo

Fuentes : 

La Religión Demostrada , páginas. 1,2 3,4,5,6.128


 facebook

martes, 30 de mayo de 2017

BOLETÍN No 232 : BERLIN , PARIS ...CIUDADES DE PROSMICUA CORRUPCIÓN MORAL



Las ciudades del pecado , ciudades en donde la ley moral no existe, o se encuentran tan relajadas las costumbres que en estas promiscuas sociedades de antaño de la posguerra del 14 tampoco prevaleció principios. Todo un caos social e inmoral que con el paso de los años serían las taras que heredarían como malos ejemplos fuerzas de ilicitud desembocando su vaho en generaciones actuales.
El sexo desde la antigüedad ha sido convertido en el dios placer por el hombre cada vez más sofisticado en seducción , arte y malicia lujuriosa. 

En la Europa monárquica  fue explosiva , la mentalidad conservadora arrasada por un liberalismo de corte nihilista , hedonista y anti-religioso sin límites, históricamente contenida o prevalecida por los viejos esquemas y patrones morales conservadores de influencia cristianas. Todo esto acabó. Ciudades de Berlin y París en esa época rincones muladares en donde los vicios pervertidos y el comercio sexual era de anochecida y amanecidas locas, añadidas con alcohol y drogas. 

En Berlín ocurría de todo , pues de todo tenia que suceder fue un lugar en donde la lascivia (clic) era la atmósfera acostumbrada no solo en bares y clubes nocturnos , salieron desde esa áncora tremebunda las primeras voces de los invertidos sodomitas y lesbianas clamando "sus insinuosos derechos" como cerdos cuando chillan angustiados cuando presienten a la muerte. De la misma materia contaminada fue París (clic), en donde le pecado y pecar era convenientemente ilícito, pues congratulaban la libertad de lo que "yo hago lo que a mi me de la gana" como compañero a la cual llamaron fraternidad de los libres pensadores y corruptores de las mentes más inocentes , a esto, lo llamaron multiculturización con su igualdad que menoscabaron en la degradación a todo ser humano , en esos tiempos impensable para otras sociedades aún protegidas con el halo y caparazón de la catolicidad tradicional. 

Y por último , Shangai ciudad turística y exótica atractiva para los negocios, lamentablemente acompañados con un sin fin de deleites depravados y comercios de orden sexual exportados desde las mafias influenciadas desde el mundo europeo y norteamericano. Les invito a ver estos interesante e históricos vídeos.

Berlín: Boca de Asmoday

 


París: Venusterio europeo



Shangai : La zorra del Oriente.



Berlin , París y Shangai es un pequeño ejemplo hacia donde se encamina la ilusa humanidad arrastrándose por un puñado de placeres prohibidos por la Ley de Dios arriesgándose a perder el gozo eterno del paraíso celestial.  Si pesáramos en la balanza de la Justicia ahora a las ciudades de la tierra como esa corrupción de los años 20's el volumen y la culpabilidad de las conciencias serían inmaginablemente gigantesco. 

Dios nos guarde de las tentaciones del siglo. 

 facebook

domingo, 28 de mayo de 2017

BOLETÍN No 231 : MULIEREM



Para un dominical católico e inteligente 
que esta entre la gente , con luz y lente 
maravilla su corazón invocando Ave...

Convencido que nadie tiene más poder
que una Madre , invoquemos con Aves...

Destinos altos y bellos anhelos nos 
alcanza esta Gran Señora , Custodia del
Gran Señor, Correndentora del alma mía.

Mirad allí esta en el Cielo y se deja ver,
es la Dama y la Mujer del Apocalipsis.

La serpiente antigua ya no vomita herejías,
desaparecida y aplastada su soberbia es.
Ha triunfado la FE por Cristo y por María.
católico entiéndelo de una vez y mil veces.

Letras e Imagen Sagrada
De mis coloquios espirituales.








jueves, 25 de mayo de 2017

BOLETÍN No 230 : TRAIDOR MODERNISTA



¿Crees que eres Católico?

Contra la Religión verdadera
¿Crees en Buda?- ¡que iluso!
¿Crees en Mahoma?, ¡que blasfemia!
¿Crees en el judaísmo?, ¡que deicida!
¿Crees en el hinduismo?, ¡qué barbaridad!
¿Crees en la masonería?, ¡que bestialidad!
¿Crees en Lutero?, ¡que hereje!
Contra la noble Política
Eres marxista, ¡miserable!
Eres de izquierda, ¡condenable!
Eres de derecha liberal, ¡engaño!
Contra la Doctrina Santa
Carismático? , ¡Anatema protestante!
Neo catecúmeno? , ¡Anatema judaizante!
Focolar? , ¡Anatema sincretista!

¡No eres católico!,
Lamento decírtelo 
¡eres un traidor modernista!

Letras imperiosas
Marco Antonio Guzmán Neyra,pda.jc.av.


 facebook



BOLETÍN No 229 : LA LEY DE LA CONSCIENCIA


La Ley de Dios, Él muy Amoroso
10 veces voces intermitentes
con luz resplandeciente, él
Profeta recepcionó, Tablas de
refulgente Fuego, con ellos
su pueblo como lumbreras
ha de usar en desiertos de
penitencia, corregir sus desvíos,
latigar su ego, ayunar su carne
con tal Divina Ley, el antiguo testamento
terminó, Llegó el Nuevo, por fin CRISTO.
La Palabra Eterna El Señor de la Ley agregó
GRACIA, solo con ello basta para ser perfectos.
Como hijos perfectos en lo PERFECTO,
Plasmó divino proyecto, a muchos hombres salvó.

IMAGEN
De mis coloquios espirituales: Marco Antonio Guzmán Neyra, pda.jc.av.

 Facebook

miércoles, 24 de mayo de 2017

BOLETÍN No 228 : LA MÚSICA GREGORIANA


A pesar que ya no soy "católico" conciliar, siempre recuerdo ,  el como he podido tolerar a esas blasfemias cantoras de las comunidades carismáticas, cuyos gritos y ensoberbecimiento es hoy un alud de miserias y torpezas a lo que ellos llaman "cantos espirituales" . ¡ Que horror !.   Por eso les alcanzo la sabiduría de la Santa Iglesia para conocer lo que en realidad es música sacra.



Cuando el Papa San Gregorio Magno decidió unificar toda la tradición litúrgica florecida en los siglos anteriores, y bajo su dirección, un cuerpo de músicos y estudiosos seleccionó las melodías más convenientes para las ceremonias litúrgicas, completó lagunas y refinó los cantos existentes, "velando con leyes y normas oportunas por la pureza e integridad del canto sagrado".

El naciente género musical se hizo conocido como gregoriano, en alusión a la iniciativa del santo pontífice.

La "Schola Cantorum"

San Gregorio fundó también la Schola Cantorum, en donde se enseñaba y perfeccionaba el canto litúrgico. Muchos monasterios y abadías enviaron religiosos a Roma para que recibieran allá la educación musical necesaria, y después volver a comunicarla a sus hermanos de vocación.
Los niños también tenían su sitio en la Schola Cantorum. Se ha dicho que el propio San Gregorio llegó a darles algunas clases. Ellos cantaban junto a los monjes, alternando cada versículo en los salmos y responsorios, al igual que las estrofas de los himnos.
La importancia de esta institución fue reconocida por los sucesores de San Gregorio, quienes siguieron in­centivándola.

Este centro de referencia tuvo como efecto la unificación de los métodos de enseñanza del gregoriano en toda Europa, algo que sería fundamental para su progreso y perfección.

Íntima unión entre música y letra

El canto gregoriano no es un género musical en el sentido estricto del término. Nació como compañero inseparable de la oración, con el propósito de alabar a Dios y difundir las verdades de la fe. El texto de sus himnos, salmos y antífonas está tomado muchas veces de la Sagrada Escritura; por lo mismo, a menudo ha sido llamado "la Biblia cantada".
Más de un siglo antes del reinado de San Gregorio, la unión íntima entre música y palabra había sido vivamente apuntada por el gran san Agustín. Al comentar los cantos "ejecutados con voz clara y modulada", el obispo de Hipona describe sus propios sentimientos: “Juzgo que aun las palabras de la Sagrada Escritura excitan nuestras mentes a piedad y devoción, más religiosa y frecuentemente, cuando se cantan con aquella destreza y suavidad, cuando todos y cada uno de los afectos de nuestra alma tienen respectivamente su correspondencia en los tonos y en el canto que los suscitan y despiertan por una relación tan oculta como íntima"[6].


En el siglo XX, el Papa San Pío X coronó y precisó esta idea al enseñar que “como parte integrante de la litur­gia solemne, la música sagrada tiende a su mismo fin, el cual consiste en la gloria de Dios y la santificación y edificación de los fieles. La música contribuye a aumentar el decoro y esplendor de las solemnidades religiosas, y así como su oficio principal consiste en revestir de adecuadas melodías el texto litúrgico que se propone a la conside­ración de los fieles, de igual manera su propio fin consiste en añadir más efi­cacia al texto mismo, para que por tal medio se excite más la devoción de los fieles y se preparen mejor a recibir los frutos de la gracia, propios de la cele­bración de los sagrados misterios”[7].
Décadas después, Pío XII volverá a recordar que "la dignidad de la mú­sica sagrada y su altísima finalidad es­tán en que con sus hermosas modula­ciones y con su magnificencia embelle­ce y adorna las voces del sacerdote que ofrece, o del pueblo cristiano que alaba al Altísimo; y eleva a Dios los espíritus de los asistentes como por una fuerza y virtud innata y hace más vivas y fervo­rosas las preces litúrgicas de la comuni­dad cristiana, para que pueda con más intensidad y eficacia alzar sus súplicas y alabanzas a Dios trino y uno"[8].


Y resaltando el uso de la música al servicio de las Celebraciones Eucarís­ticas, el Papa Pacelli agrega: “Ningu­na acción más excelsa, ninguna más su­blime puede ejercer la música que la de acompañar con la suavidad de los so­nidos al sacerdote que ofrece la divina víctima, asociarse con alegría al diálogo que el sacerdote entabla con el pueblo, y ennoblecer con su arte la acción sagra­da que en el altar se realiza”[9].

El uso del latín

El canto gregoriano se halla ínti­mamente ligado con la lengua de la Antigua Roma, y no tan sólo por su origen histórico. Muchos estudiosos propugnan que sus melodías nacen de la extensión del acento en las pa­labras latinas. Eso explica también la gran dificultad de acomodar el grego­riano a otros idiomas, pues no siem­pre coinciden los acentos melódicos con los idiomáticos.


Francois-René de Chateaubriand, famoso escritor francés del siglo XIX, muestra en una de sus obras más co­nocidas la riqueza expresiva del latín y su perfecta adaptación al culto divino:

“Creemos que una lengua antigua y mis­teriosa, una lengua que los siglos no al­teran, era muy conveniente al culto del Ser eterno, incomprensible, inmutable.


Y, dado que la agudeza de nuestros do­lores nos fuerza a elevar hacia el Rey de reyes una suplicante voz, ¿no es natural que se le hable en el idioma más gentil de la Tierra, en el mismo que usaban las naciones postradas cuando elevaban sus plegarias a los Césares?. Además -¡qué cosa notable! las oraciones en latín parecen duplicar el sentimiento religioso de las muchedumbres”
[10].



De ahí que, entre otros motivos, el Concilio Vaticano II recomiende en su constitución Sacrosanctum Concilio, sobre la sagrada liturgia: "Procúrese que los fieles sean capaces tam­bién de recitar o cantar juntos en latín las partes del ordinario de la Misa que les corresponde"[11].

Grandeza y majestad del órgano

El gregoriano es modulado al unísono, aunque haya muchos cantantes.
Cuando aparecieron las primeras composiciones en el austero ambiente de los monasterios, sólo eran entonadas por voces humanas, sin acompañamiento instrumental.

El Papa Pío XI, en su Constitución Apostólica Divini cultus sanctitatem, afirma: “Ningún instrumento, ni aun el más delicado y perfecto, podrá nun­ca competir en vigor de expresión con la voz del hombre, sobre todo cuando de ella se sirve el alma para orar y ala­bar al Altísimo”[12].

Aun así, con el paso del tiempo, pa­ra asegurar la afinación y consolidar un apoyo que diera más esplendor a la música, fue permitido el uso del órga­no en la ejecución de las melodías gre­gorianas, siempre y cuando no ahoga­ra la voz de los cantantes. Dice el mis­mo Pío XI: “Por su maravillosa gran­diosidad y majestad [el órgano] fue es­timado digno de enlazarse con los ritos litúrgicos, ya acompañando al canto, ya durante los silencios de los coros y se­gún las prescripciones de la Iglesia, di­fundiendo suavísimas armonías”[13].



El Papa Pío XII, siguiendo la hue­lla de su predecesor, observa: "Entre los instrumentos a los que se les da en­trada en las iglesias ocupa con razón el primer puesto el órgano, que tan particularmente se acomoda a los cánti­cos y ritos sagrados, comunica un no­table esplendor y una particular magni­ficencia a las ceremonias de la Iglesia, conmueve las almas de los fieles con la grandiosidad y dulzura de sus sonidos, llena las almas de una alegría casi ce­lestial y las eleva con vehemencia ha­cia Dios y los bienes sobrenaturales"[14].


Y S. S. Benedicto XVI, tras desta­car que la finalidad de ese magnífi­co instrumento es “la glorificación de Dios y la edificación de la fe”; añade:

El órgano, desde siempre y con razón, se considera el rey de los instrumentos musicales, porque recoge todos los soni­dos de la creación y -como se ha dicho hace poco- da resonancia a la pleni­tud de los sentimientos humanos, des­de la alegría a la tristeza, desde la ala­banza a la lamentación. Además, tras­cendiendo la esfera me­ramente humana, co­mo toda música de ca­lidad, remite a lo di­vino.

La gran varie­dad de los timbres del órgano, des­de el piano has­ta el fortísi­mo impetuo­so, lo con­vierte en un instrumento superior a to­dos los demás. Es capaz de dar reso­nancia a todos los ámbitos de la exis­tencia humana. Las múltiples posibili­dades del órgano nos recuerdan, de al­gún modo, la inmensidad y la magnifi­cencia de Dios”[15].

El Instituto Pontificio de Música Sacra

El arte vocal fue depurándose a tra­vés de los siglos. El canto llano dio pa­so a la polifonía, la polifonía a la músi­ca de cámara, y ésta a las grandes com­posiciones sinfónicas. Cuerdas, made­ras y metales se fundían armoniosa­mente con las voces en partituras cu­ya grandiosidad y calidad artística pa­recían inaccesibles al canto sencillo y solemne de la Iglesia primitiva.

Así, a principios del siglo XX el gregoriano parecía relegado a monas­terios y ciertas ceremonias litúrgicas en las que era irreemplazable. La mú­sica sacra en su conjunto corría el ries­go de quedar subordinada al arte, per­diendo su fin original. Esto motivó al Papa San Pío X a llevar a cabo lo que más tarde Pío XII denominaría "la or­gánica restauración y la reforma de la música sagrada, volviendo a inculcar los principios y normas transmitidos por la antigüedad y reordenándolos oportu­namente conforme a las exigencias de los tiempos modernos"[16].

Como fruto de su celo, en 1911 fue erigida en Roma la Pontificia Escuela Superior de Música Sacra, que en se­guida se convirtió en el Instituto Pon­tificio de Música Sacra[17].


El Motu Proprio "Tra le sollecitudini"


La esencia de la reforma de San Pío X está contenida en el Motu Pro­prio Tra le sollecitudini, citado por el Papa Juan Pablo II como "código jurí­dico de la música sagrada"[18].

En este documento, a principios del siglo XX, el Papa define las prin­cipales cualidades que deben exis­tir en una composición musical pa­ra que se la pueda considerar "sagrada": "Debe tener en grado eminente las cualidades propias de la liturgia, con­viene a saber: la santidad y la bondad de las formas de donde nace espon­táneo otro carácter suyo: la universa­lidad"[19].

El gregoriano, concluye San Pío X, ofrece dichas cualidades en grado altísimo, motivo por el cual se lo consi­dera el canto propio de la Iglesia Católica.

Así, el Papa llega a establecer la siguiente ley general: "Una composición religiosa será más sagrada y li­túrgica cuanto más se acerque en ai­re, inspiración y sabor a la melodía gre­goriana, y será tanto menos digna del templo cuanto diste más de este mode­lo soberano" [20].

Un refrigerio para el materialismo de nuestro siglo

Hay una relación misteriosa entre el canto y la oración. Sin duda, la belleza particular del canto sagrado consiste, más que en la perfección técnica, en reflejar ese poder arcano que tienen las artes para materializar el espíritu, la aspiración de las almas a la santidad. No sería exagerado de­cir que el gregoriano auténtico nace más del corazón que de los labios.

El Papa Pío XI percibió esto de manera admirable cuando afirmó: "Todo lo que emana de la vida interior de la Iglesia trasciende a los más per­fectos ideales de esta vida terrena"[21].

Por ese motivo el canto gregoriano, pese a su remoto origen, conserva tan­ta vitalidad. Por ese motivo, también, es buscado, escuchado, admirado en su sencillez por innumerables perso­nas, muchas de las cuales no son cris­tianas practicantes. La verdadera mú­sica sacra exhala el perfume de lo so­brenatural, ayudando a saciar la conti­nua sed de sublimidad y eternidad que acosa a nuestro siglo, tan deformado por la
ciencia y por la técnica.


 facebook

martes, 23 de mayo de 2017

BOLETÍN No 227 . TRASCENDER


¿A donde iría el hombre sino supiese que después de la muerte no hallase morada ? . ¿ herejía en el post mortem ? ...claro que no , ¡Me libre Dios!.  Lo queramos o no, lo tenemos muy dentro de nosotros esa circular tentación . ¡ Que un Ave María me enseñe diez Padrenuestros ! 

   TRASCENDER 

No hay muerte , solo hay vida.
Hay vida , la muerte esta sola.
La muerte es nada , nada hay .

Mis huesos descansan, solo 
duermen ,descansan mis huesos.
Al irme dejo mi peso mortal,
mortal peso dejo, mi alma libre.

Mi alma libre del acusador voy 
donde nace la Luz , y el Amor.
Alabanzas salen de mi boca, 
de mi corazón el deseo añoro :
oír del Cielo decir mi humilde
nombre, pues soy un hombre.

Los que conocí, están allá , y 
mientras estoy acá , ellos si 
gozan , mientras yo me gasto 
en dolor , arrepentimiento , me
consumo por viejo , pues ya me 
dicen , amigo , te toca a ti 
¿ estas preparado ?

Trasciende alma , trasciende al 
infinito , no te quedes en el masón
oscuro , que esto es muerte y pena.
alégrate alma , trasciende ¡Oh que 
un Ave María me enseñe diez Pater
noster!

LETRAS 
Mis coloquios espirituales
Marco Antonio Guzmán Neyra,pda.jc.av. 

 facebook